¿Preguntas o adivinas?














Y te preguntarás...¿qué está planteándonos en esta ocasión?

Llevo observando hace tiempo que el "preguntar" en esta sociedad no está bien visto. Es sinónimo de rudeza. Es sinónimo de parecer que "no sabes". 
Hay toda una serie de convencionalismos acerca del preguntar. 

¿Qué ocurre entonces? 

Que vamos por la vida "suponiendo" o como me gusta llamarlo a mi,  "adivinando" las cosas como consecuencia de nuestro rechazo a preguntar.

Nuestra día a día está llena de malentendidos debido a éste comportamiento. Ayer mismo hablaba con una de mis amistades que tenía aparentemente un "problema"  y llegamos a la conclusión de que había montado una historia alrededor de un hecho que no tenía sentido aparentemente.

 ¿La causa? El estar suponiendo. 
Estaba cerca de tomar una decisión contundente por "suponer" lo que la otra persona podía estar pensando, sin preguntar. 
Algo muy cruel para ambas partes puesto que se pierden oportunidades.

Preguntar a los demás, también significa interés y aprendizaje. 

Otro hecho que he observado, en este caso en las relaciones de pareja, es que cuando alguien te da algo porque se lo has pedido parece que automáticamente pierde todo su valor.  "No ha sido capaz de adivinar lo que necesitaba".

En mi opinión tiene más valor este comportamiento, han atendido a tu necesidad en cuanto lo has pedido.

En resument, no te quedes nunca con la duda si hay algo que es importante para ti. Pregunta. Hazlo de forma amable. Sin inducir a la respuesta. Con empatía. Con ganas de escuchar lo que te dice la otra persona. 

Ir de adivinador@ por la vida trae más dolores de cabeza que alegrías y sino...pruébalo y ya me dirás. 

Solemos centrarnos en las respuestas de las personas, pero es en las preguntas  donde se plasma la inteligencia y la sabiduría.

Por cierto, ¿sabes preguntar? 

6 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...